viernes, 12 de noviembre de 2010

LA CHICA DEL OPUS


Hacía tiempo que me rondaba en la cabeza acometer un post sobre la chica del Opus, pero no hallaba la forma de enfocarlo. Si el aspecto religioso era sugerente, el erotico-sexual lo era aun mas y como tampoco pretendìa entrar en planteamientos biológicos sobre los cambios hormonales de los ciclos menstruales, de la variación de estrógenos en el riego sanguineo o de otros aspectos que explican con sobrada ciencia todo lo que acontece en el cuerpo de la mujer y en su psique, me decanté por contar la historia tal como yo la viví y dejarle a ustedes sus propias conclusiones...
 Pero mucho me temo que ese tipo de respuestas cualificadas, las cientificas digo, sobre el fenómeno de la cachondez y derivados, aún siendo certeras, no van en la dirección que pretende este post. Otros son los derroteros, si se quiere más prosaicos, menos doctos, como señalo al principio, pero más asequibles a la comprensión popular. Valga un rústico ejemplo...puestos a elegir entre la docta sapiencia de sus Eminencias y el erotismo de las primas de Isra o de la misma Sor Amparo, oigan, sin dudarlo, las bragas primero. Esa prenda siempre ocupará un lugar preponderante en mi cosmología....!Que mejor visión que unas bragas posadas sobre los libros de una estantería!...!O sobre la obra literaria que reposa cada noche en la mesita!...durante varias semanas tuve a "Sefarad" de Antonio Muñoz Molina...!Joder! !Que tio más deprimente!....!Anda cariño, déjame tus bragas!...!Jo!...!Ya está el fetichista éste con sus manias sexuales!...y dejaba caer las braguitas de mi esposa sobre el libro de Molina, un acto impúdico que sin duda escandalizaría a algunos de nuestros monseñores. Pero para otros menos melindres, someter las razones de la razón a las sinrazones de los dictados de la líbido, no es un acto contra natura, ni contra las buenas costumbres, sino una refinada reafirmación animal de la vida misma. Así que nada de rebelión alguna contra la esencia de los principios de la Iglesia Enciclopédica...Si la expresión de una exigencia biológica, aunque un poco excéntrica y guarrilla, pero amparado por aquella.
Entremos en materia...He de precisar que no fueron muy prolíficos mis ayuntamientos carnales con mujeres del Opus Dei...Solo uno y no fué precisamente de los que más grato recuerdo me dejaran...Aquella desdichada, Tina se llamaba, tras sucumbir al imperioso deseo que la consumía, yacer carnalmente con varón, sin tener el preceptivo sacramento matrimonial asegurado, le hizo entrar en barrena hacia los patéticos y oscuros espacios de la culpabilidad, sin que nunca más saliera de ella. Lo peor es que durante un tiempo, me hizo copartícipe de su desgracia. Y no se porqué, la verdad, en aquella época los esquemas del matrimonio no aparecian en mi mente ni a nivel virtual y ella lo sabía. Como también sabía de la escasa solidez de mi estructura psicológica, la de un chaval inmaduro cuyo objetivo único hacia la mujer, era el sexo, sin ningún otro objetivo añadido, ni sentimental, ni de ninguna otra índole.
Aquellos fueron para mi unos mese de febril actividad amorosa, pues mantenía en paralelo otra relación con una chica finlándesa en Ibiza, pero sin tabues por medio. Pero hablamos de Tina, la chica del Opus, que formaba parte de un grupete de niñas pijas, casi todas relacionadas con la Obra del de Balaguer, al igual que sus amigos... Yo por entonces era un golfete que fumaba porros y no tenía buena reputación, lo cual, dicho sea de paso, me importaba una higa...Creo que fué esa aura de golferas lo que le atraía de mi, un contrapunto inevitablemente obsceno, en relación con el resto de sus amistades masculinas, todas de marcado corte convencional, de aquellos que de frente me ofrecían la buena cara, incluso babeante, mientras me arrancaban la piel a tiras cuando me daba la vuelta....Con la mujeres acontecía otro tanto, pero esta vez los tiros se repartían, aunque casi siempre era ella la que se llevaba la peor parte. Por pura envidia, no por otra cosa. Me constaba que la mayoría de ellas deseaban secretamente ocupar su lugar y estoy seguro que ni lo hubieran dudado a la menor oportunidad...¿Y total para que?...si todas estaban atenazados por los mismos grilletes religiosos y por los mismos agobiantes prejuicios de la presión social. Si Tina alternaba conmigo era porque de todas ellas, era la más atrevida...y aún así, el estigma de saltarse las reglas morales y sociales, la marcó para el resto de su vida...Tampoco yo salí indemne de aquel avatar pero del que aprendí bastante.
Recuerdo la primera vez que llegamos mucho más lejos en nuestros escarceos...nos habíamos situado estratégicamente a cobijo, en uno de aquellos diminutos palcos laterales de aquel teatrillo de pueblo, reconvertido en discoteca...Habíamos traspasado ya la fase del magreo y besos...luego, arropados por el cadencioso son, dulcemente erótico, de la canción "Je t,aime" de Jane Birkin, la mano de mi deseada amiga se posó sobre mi miembro, por encima del pantalón, estrujándolo desde fuera de la tela, con la premura de una posesa, como si del regalo de cumpleaños de un niño se tratara. La ayudé en su avatar desabrochando mi bragueta. Con mis defensas bajas y tras sortear el siguiente escollo más leve del calzón, esta vez sin ayudas, no tardó su mano en alcanzar su ansiado objetivo...Luego, tomó mi atributo con indisimulado sentido de posesión y por la forma en que al principio trataba a mi verga, deduje de la escasa o nula escuela que tenía en estas lides, porque seguía estrujandome el miembro con la misma vehemencia y fiereza que antes hiciera gala, hasta el punto de hacerme daño. Hube de domar su mano con la mia y tras un corto y presuroso aprendizaje de emergencia, encarriló la situación con suaves e intensos movimientos ritmicos que me llevaron a una gloriosa eyaculación...Creo que era la primera vez en su vida que sentía la sensación tibia del pegajoso fluido entre sus dedos. Todavía perpleja por el lance que acababa de protagonizar, llevo la mano sin el menor disimulo, al organo olfativo para oler aquella cosa viscosa y extraña , que tan trabajosamente habia conseguido extraer, como el minero que se topa por primera vez con un mineral desconocido. Instantes después, escapó hacia el aseo, un poco para recomponer su compostura y para deshacerse del ya molesto cuerpo acusador que la incriminaba.
Hasta consumar la relación sexual completa con ella, unas semanas después, abundaron las pajillas, pero fué aquella primera la que se mantuvo intacta, grabada con todo su morbo en mi cortex cerebral. Sin embargo, nunca acerté a descifrar el misterio que separaba una relación placentera, la masturbación, que ella asumía y disfrutaba con naturalidad, de otra que acabara en trauma, el coito, tras consumarlo. Para ella, una especie de estigma para la eternidad.
Me pregunté miles de veces que le había pasado y porqué aquella mujer empezó a odiarme, o si se odiaba a si misma. No hallé una respuesta satisfactoria. Claro, por entonces desconocía que para las mujeres del Opus Dei, la virginidad era una cuestión de fé, donde el misticismo y la santidad, iban asociadas a la rotura de un minúsculo tejido, himen o virgo lo llaman, que debían mantener intacto hasta el matrimonio.
!Joder!...si lo hubiera sabido a lo mejor me hubiera hecho del Opus. Lo que no se es si ellos me hubieran admitido

35 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

GRAN CHARNE
Has vuelto al exquisito relato, en el que eres maestro sin equiparables, y lo has bordado.

Sospecho que al leer esto habrá una miriada de opusdeistas a la búsqueda de tu persona. Lástima que estés casado (cuarta o quinta vez) y la parienta no te va a permitir muchas licencias de este tenor.

Felicitaciones, pero no pases tanto tiempo en volver a recordar pasados y relatarlos.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX. GABACHORVM MARCHIO ET LIBERA ILUSTRATIONE ECCLESIA CARDINALIS dijo...

Pues menudo morbo cepillarse a una opusdeiana...muy buen relato.

Un saludo.

aspirante dijo...

Voto a bríos!
Excelente relato que ha avivado mi imaginación e inflamado mi ... verbo!
Mas mucho me temo que desconozco todos los pormenores del deseo femenino.
Mis escasas lecturas sobre ese tema (un par de obras de un psicólogo argentino cuyos títulos he olvidado, por serme de poco provecho) nada me han ilustrado sobre el tema.
Las damas siguen siendo para mí un completo misterio.
Y la más misteriosa de todas sigue siendo aquella con la que convivo desde hace 24 años, que según el tango no son nada.

J. F. Sebastian dijo...

Tuve una relación con una chica de 'buena familia' y sé de primera mano -nunca mejor dicho- a lo que te refieres. A la transgresión le seguía inevitablemente la culpabilidad. Pero saltarse las normas, ir contra lo preestablecido, el 'sabor de lo prohibido' es tan viejo como el hilo negro... Con alma o sin ella al fin y al cabo somos de carne y hueso. Y cuánto más rígidas sean mayor el deseo: morbo. No tienes más que ver a esos estirados ingleses que se visten de colegialas.

Sor Amparo dijo...

Eminencia, muchos envidiarian su pasado....Pero digame, solo por curiosidad,¿cual de ellas le marco mas,? la desinhibida finlandesa o la recatada Tina... Un beso en la mejilla para Vos

charneguet dijo...

!Por dios, Eminencia!...solo me faltaba una invasión de follacuras. Seguro que aquella mística encontraría consuelo entre sotanas. Ya sabe que los estigmas se curan con otros, como los antivenenos de las serpientes...

charneguet dijo...

Querido Carolvs, regia razón la de vos, pero mejor hubiera sido pillarla ahora, no cuando era un pipiolo. Le habria sacado mayor rentabilidad a la inversión.

charneguet dijo...

Eminencia Aspi, mucho me complace que con la lectura de la "Chica del Opus" se le inflame el...verbo. Demuestra un gran dominio lírico del que no está ausente la calidad literaria. Pero si coincido con vos en una cosa. Cuanto más crees conocer a una mujer, más lejos estás de conocerla.
De todas maneras, Eminencia, deseche a los psicólogos argentinos y frecuente más las procesiones...el cirio las calma.
Un abrazo a su Eminencia

charneguet dijo...

Querido Sebastián..."Y cuanto más rígidas sean las normas, mayor el deseo: morbo"...lo calcas..

charneguet dijo...

Querida Sor Amparo...Sin duda alguna, la del Opus. Cosas del morbo. Con la nórdica, de eso había escaso. Solo cuando me resistía de mentirijillas a que me follara. Hollar un cuerpo de mujer siempre es excitante, pero si tu eres el primer explorador, tiene una magia especial. Y preste atención con lo de la mejilla, no vaya a confundirse de sílaba.
Reverenda hermana...

Manuel dijo...

Guau Carneguet¡¡¡, cuantos recuerdos con aquella canción de Jane Birkin ""Je t,aime mais non plus"", y cuantos "Cipotes de Archidona", hizo reventar en la oscuridad de los rincones de cualquier discoteca en aquella época.
Excelente relato, Un saludo eminencia

Sor Amparo dijo...

¡¡Lo que suponia¡¡...¡aah¡ la proxima despedida, con un escueto saludo...por lo de la saliba digo

isra dijo...

Ole, ole y ole, el gran Charne en estado de gracia.

Cierto es que cuando oigo mencionar bragas mi predisposición es inmejorable, y el relato, que placer, aunque he echado en falta algo de lametazos de ingles.

Un placer Charne.

Jupa dijo...

Entre los relatos eróticos de Charneguet y la turbadora presencia de Sor Amparo uno sale de la Tasca henchido...

aspirante dijo...

Y no será que estas pecadoras se regodena con su sentimiento de culpa y el verdadero placer lo encuentran en la confesión, la penitencia y la comunión?
Que ya me las imagino arrodilladas en el confesionario, desvelando sus secretos más íntimos al sufrido sacerdote, quien sudoroso, enfebrecido, escandalizado, escucha el lujurioso relato, e impone severo castigo a la irreverente feligresa.
Qué gozo han de encontrar en los azotes, el cilicio, los rezos...!

charneguet dijo...

Querido Aspi, agudísima observación la suya. Su clarividencia desnuda lo que se cuece tras las rejillas de los confesionarios, que como sabe, son los mejores centros de información jamás inventados por el hombre.
El sadismo en estado puro por un lado y la sublimación del dolor del masoca por el otro. Eminencia, ellos saben lo que hacen...

charneguet dijo...

Querido Jupa, siempre será mejor salir de la Tasca henchido, que de la Tasca gao...Sor Amparo es que se las trae. Tiene revolucionada a toda la ilustre cofradía...
Pero no vaya usted a perder la cabeza, !Recuerde que es usted quien las quita!...

charneguet dijo...

Cardenal Aspi, mi siempre incondicional complice en las exploraciones más recónditas y perversas...Es que por entonces todavía no distinguía las sensaciones al paladar, de un clarete chardonais, de un tinto garnacho.
Grasias por el piropo, Eminensia...

Love de Pega dijo...

"Tina, la chica del Opus, que formaba parte de un grupete de niñas pijas..."
Con lo que se reparte por ahí, hace usted bien en no mencionar la edad de esas "niñas".
Excelente relato. Saludos.

Jupa dijo...

Ando algo alicaido..., necesito alguna cabeza que rebanar...

charneguet dijo...

Sor Amparo, reverenda hermana...lo de sustituir la sílaba en la palabra "mejilla", me refería a que se quedara en "pajilla"...pero no está mal lo de la "saliba" por "Sílaba"...que cada vez nos asombra más con sus partículares recursos.

charneguet dijo...

Mi buen Love de Pega !Cuanto tiempo sin dejarse caer por este antro de pervertidos!...Debería hacerlo mas a menudo...Sabed que las musas de la creatividad, la de los ripios con más razón, se dan cita con más frecuencia por andurriales como estos.
Saludos líricos

dadaista dijo...

Estimada Eminencia y mentor...

¿De quién sereis instrumento?

De todos es sabido que la hipocresía es condición humana que a según quién puede afectar más que al resto y ésta a veces se ha de quitar con tratamientos psiquiátricos...¡Y es que es sabia la psiquiatría moderna, pues la antigua solo daba tratamientos morales a los locos!

Mi enhorabuena y sds!

charneguet dijo...

Eminencia, las críticas como las loas, para alguien que cuenta cosas, vienen a ser como la sal y la pimienta de un guiso. Otro tanto ocurre con la hipocresía y la sinceridad, que a veces ésta, puede ser una pesada losa y al contrario, un bálsamo relajante aquella. En la calidad y en la clase, están las condiciónes esenciales de la permuta...¿De quienes somos instrumento?...No me atrevo a contestar, pero la vida es muy larga y hay tiempo para todas las opciones.
Los tratamientos psiquiátricos contra la hipocresía son un engaño, Eminencia...Tanto como la hipocresía misma.
Con Frankl esto no se da.

dadaista dijo...

¿De quién seremos instrumento? Yo tampoco acierto a contestar esta pregunta, una pregunta formulada en base a su -negado por algunos- plan cósmico, un plan con el cual me siento profundamente identificado a excepción de sus detalles...

Estimada Eminencia y mentor...

Es posible que esté engañado, pues son muchas las individualidades ajenas...Y es que mi experiencia ha venido a mostrar que la hipocresía solo trae desgracias para uno mismo...Y es lo que también me ha parecido ver en su desvirgada doncella, la cual sujiere el relato que decidiera seguir con amargura su 'camino'.

Esto solo fue un -para mí existente- enlace entre hipocresía y depresión, compleja enfermedad.

charneguet dijo...

Querido Dadaista, no había captado la profundidad de tu pregunta...Yo me había quedado un poco más acá, en el proceloso mar de la lucha diaria, aquello que yo llamara el "laboratorio de la vida" en mi post sobre el sufrimiento...
Pero ya que tocas el tema, voy a aprovechar para retomarlo...Creo que no se comprendió la esencia de aquel post. Pasó lo que me ha pasado a mi ahora con tu comentario, que los árboles no dejaban ver el bosque.
Lo que queria explicar entonces sobre el sufrimiento, se podría extrapolar a lo que acontece con los planetas, que estan inmersos en la rotación sobre si mismo, con el día, la noche, el frio, la humedad, el calor, invierno, verano, etc y a la vez, sin que se note, que otro movimiento de translación, les lleva a otras zonas del universo.
El sufrimiento, en su "rotación" diaria, nos traslada a otra dimensión de conciencia sin que lo percibamos. A eso me refería.

dadaista dijo...

Estimada Eminencia y mentor...

Creo que empiezo, planetas mediante, a entenderlo...Y es que no puedo más que agradecer su infinita paciencia. Rescato de entonces algo que me había pasado por alto, que no es otro que la afirmación que establece que es a través del sufrimiento por el que se da un salto transcendental hacia el conocimiento de una conciencia propia.

Ah Eminencia!, el hombre y el buen vino...¡cómo mejora con el paso del tiempo!.

charneguet dijo...

!Eureka!, Eminencia...el sufrimiento es, en efecto, no hay otra, la Ley que hace evolucionar al hombre. Pero de manera inconsciente, contra nuestra voluntad, como antes lo fuera el instinto de supervivencia...una consecuencia inevitable e inexorable del proceso de la propia vida. Nada que ver con el sufrimiento dirigido y consciente que pregonó Cristo y su iglesia, una forma de pantomima provocada y dirigida para alcanzar un logro. Una estafa en suma...
Pero esta Ley queda coja si la circunscribimos a lo que nosotros entendemos un periodo de vida de 70 u 80 aós...Pero si se ve al hombre en su individualidad, como la consecuencia de un latguísimo proceso evolutivo, que comienza en el mismo Big Bang, entonces si adquiere la propuesta toda su
vigencia y vigor.
A la paz Cósmica, Eminencia...

Anónimo dijo...

Good Article
http://www.youlivehealth.com/item.php?group_id=55&id=6360

Anónimo dijo...

Good article. Thank you.
http://asacols.info/

Anónimo dijo...

Good article. Thank you.
http://ordernoctamid.blogreaction.com/cheap-generic-methylphenobarbital,45568

Anónimo dijo...

Good article. Thank you.
http://orderaceon.wordpress.com/2011/02/02/full-information-aceon-2/

Anónimo dijo...

Cool. Thank you.
http://www.luckybuer.co.cc

Anónimo dijo...

Good article. Thank you.
http://tafilxanor.wordpress.com/2011/01/04/12

Anónimo dijo...

Good article. Thank you.
http://buybuyreally.info/