viernes, 30 de marzo de 2012

UN DIA EN EL COLE


¡Riing! ¡Riing! ¡Riing!

-¡Vamos, Adri, para arriba! ¡A levantarse! ¡Que llegamos tarde al autobús!..

-Ya voy, mamá! ¡Ya me levanto!..le respondía el chavalín desde la cama mientras se hacía el remolón.

Varias veces se repetía esta llamada, hasta que por fin empezaba a vestirse. Pero no solamente habia razones de sueño -Adrián acostumbraba a acostarse tarde. Casi siempre se quedaba dormido en el sofá viendo la tele, hasta que su padre se lo llevaba a cuestas a la cama-la otra razón es que no le gustaba la escuela, ni las clases, ni sus actividades, ni nada que tuviera que ver con las obligaciones, que era lo peor…Si acaso, le gustaban las excursiones y para de contar.

-Jolín! ¡Otra vez!...!primero las mates, luego la lengua, el ingles, la música, el Cono!…!Que rollo! ¡Siempre lo mismo! ¡Estoy harto! ¿Cuándo llegarán las vacaciones?..repetia una y otra vez como si de una cacatua se tratara.

Aquella mañana, la profe de Naturales, mostraba a sus alumnos un video-reportaje, sobre el mundo de los peques en varios lugares del mundo…

-¡Mirad aquel grupo de niños!.. explicaba. Llevan orces con agua..Los hay de hasta de cuatro años que apenas si pueden llevar una botella. Son niños africanos…

-¿No van al cole?...inquirieron algunos niños de la clase bastante impresionados..

-No pueden…alli no hay colegio. Pero aunque lo hubiera, tampoco podrian ir. Los niños deben ayudar a sus padres casi desde que empiezan a andar…Cada dia esos niños caminarán varios kms para recoger y llevar agua hasta sus chozas…

¡Mirad estos otros!…Son de Mejico..Eso que veis son inmensos basureros. Y mirad cuantos niños se encuentran rebuscando entre los detritus. Allí mismo viven en chamizos de carton…

-¿No van a la escuela?..

-No, ellos tampoco van a la escuela…de aquel lugar no salen. Los más afortunados estan junto a sus padres que también trabajan alli, pero otros no tienen tanta suerte. La mayoría son huerfanos, los llaman niños de la calle. Otros, todavía mas desdichados, han sido vendidos por sus padres a gentes sin escrúpulos porque no podian darles de comer…

Luego apareció una especie de hipódromo de algún pais árabe, con unos camellos que eran montados exclusivamente por niños. Algunos de ellos eran tan pequeños, que apenas si podian subirse a una cama. Los ataban a la silla de montar para que durante la carreras no se cayeran. Pese a todo, muchas veces caian de su montura y quedaban malheridos o muertos, entre los gritos exaltados de los apostadores.

Después, hasta la hora de patio, se mostraron varios reportajes de distintos lugares…de Filipinas, de Perú, de la India…pero ni Adrian ni ninguno de sus compañeros le quedaron ya ganas de preguntar a la profe si aquellos niños iban o no al cole. Quedaron enmudecidos y paralizados por el espectáculo que estaban viendo.

Al dia siguiente, en casa de Adrian, sonó el despertador como cada dia…

¡Riing! ¡Riing! ¡Riing!..

-De un salto y sin esperar, Adrián se puso en pie sobre la cama…

-¡Mamá! ¡Ven!...!Quiero decirte una cosa!...

-Solícita, su madre se acerco hasta la cama y mientras extendía los brazos, Adrian le preguntó:

-¿Sabes lo que mas me gusta?..

-No, si no me lo dices…

Adrian acercó los brazos hacia su regazo, la rodeó el cuello, y casi como un susurro, le dijo al oido:

-Mamá, lo que mas me gusta es ir a la escuela.

9 comentarios:

Jupa dijo...

Ningún niño debería dejar de leer este cuento, ni ningún profesor no aprovechar la ocasión de llevarlo a la realidad en sus clases. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, pero en este caso me quedo con las mil palabras...

charneguet dijo...

Gracias Jupa, me halagas. No creo que esta pequeña historia de cole llegue a colegio alguno. Aunque ya me gustaria. Me conformo con que te guste a ti y a mi pequeño grupo de lectores.

Dams dijo...

¿Asustando niños con las miserias de este perro mundo, amigo Charne?

charneguet dijo...

Me quedó ese poso, no creas. La profesora del crio emplazó a los padres a aportar ideas para hacer una redacción de tematica libre sobre la actividad escolar. Se me ocurrió esto y lo mandé al colegio, pero ya no puedo rectificar.

Lia Hades dijo...

Interesante cuento, pero mejor que lo lean los mayores. Somos nosotros los culpables de estas situaciones, los niños que disfruten de su niñez, ya llegarán a adultos

charneguet dijo...

Hola Lia, Dams ya me llama la atencion y tu cierras el círculo. Tienes razón en todo. Es por eso que a veces quisiera ser niño para ser hombre y otras veces, como ahora, ser hombre para ser niño. Pero no estoy seguro de siempre lo consiga. Un beso

Anónimo dijo...

Había pensado enviar tu cuento a mis ex-compañeros docentes (soy maestra jubilada), pero como me hago la misma pregunta de Adams y suscribo el comentario de Lia.

Este cuento...estas realidades han de mover a reflexionar a los adultos.

Anónimo dijo...

Qué mala mi redacción, no releí el comentario.
Sobra el como de la segunda línea.

charneguet dijo...

Estimada anónima, si crees que vale la pena darlo a conocer, hazlo. No he publicado el post para que no lo lean. Y si se crea debate despues, tanto mejor, es señal de el tema interesa.