lunes, 21 de diciembre de 2009

OTRA DE ALEMANES



La cosa va otra vez de teutones, para variar...!Dios!, debo de tener algún trauma oculto de esos freudianos que se adquieren en la niñez y que se manifiestan con toda su virulencia en la madurez, por alguna causa patológica de esas que se cuecen en los ignotos e intrincados procesos del pensamiento. A los alemanes, decía, los conozco tan bien, que casi podría diseccionarlos con éxito a cualquiera de ellos en cuestión de horas. Me refiro a su personalidad, claro está.Y es que los teutones son tan previsibles como el mismo devenir de los astros del firmamento. Casi me atreveria a evaluar sus comportamientos cotidianos, sin desviarrme un centímetro en cualquiera de las facetas que se estudien de sus vidas. Cerebrales hasta el aburrimiento, no dejan el menor resquicio para los sentimientos, que los consideran como una debilidad y tan persistentes en sus conceptos, que son como los motores diesel, no en vano los inventaron ellos...duran, duran, duran...se pasan tres pueblos y siguen, siguen, siguen...pero lo que más llama la atención son la serie de curiosidades con la que visten su simplona personalidad. La que más les define, sin duda, es esa supuesta superioridad racial, que lejos de ser un tópico, es una inmutable realidad, tanto hoy, como ayer, como siempre. En su estrecha cosmología, jamás admitirian que otro, que no sea alemán les supere. Estoy hablando a nivel individual, claro está...A nivel colectivo la cosa cambia...Si alguien les sobrepasa, que es casi siempre, no es nunca por la superiodidad del otro, del rival, del oponente, sino porque ellos no se han aplicado lo suficiente, que no han estado al loro, vamos. Son tan lentos de reflejos, que no se inmutan ante cualquier eventualidad por adversa que sea...!Keine reaktionen!...Eso si, al cabo de una semana, cuando ya ha pasado la premura y la cosa perdió emergencia, te vienen de sorpresa con la solución en las manos tras habérsela mascado durante dias...!A buenas horas, mangas verdes!...

Tuve un socio alemán durante mas de diez años. La cosa duró hasta que él se dio cuenta, cosa rara, de su propia inferioridad. Si, tardó lo suyo, cierto es, pero otros pasan toda la vida, casi la mayoría y no se enteran. Desde entonces, tras ponerse en cuestión su dudoso liderazgo, se le hizo imposible soportar que un "inferior" ocupara el lugar, que por ley divina, solo a él le correspondía. Derecho natural que se dice...Diez años vivió el tio en ese estado de catalepsia inducida porque yo, un malvado especimen de la subespecie, le hizo creer sin pretenderlo, su propia quimera...Pero no fuí yo quien le despertó del idílico sueño, os lo aseguro, sino que fué el mismo obligado por la propia fuerza de los hechos. Cuando por fin "asumió" la cruda realidad, detectarla más bien, desplegó contra mi una estrategia beligerante milimétricamente diseñada, que en eso son unos genios, a fin de recuperar por la guerra lo que habia perdido en la paz. !Pero tio, oye, que te estoy viendo!...pués como si lloviera. Por más que le marcaba el terreno, le fijaba referencias, nada, que hasta lo tomaba por un sintoma de debilidad y seguian adelante con su plan...¿Que estás ciego?...Bueno, vale, como quieras...al final me lo cuentas...Les pasa siempre en todos los proyectos bélicos que inician, al principio arrasan...claro, que solo hasta que el oponente decide que hasta aquí hemos llegado. Luego, cuando la contra con toda su crudeza se les viene encima, como no la esperan, no saben como contrarrestarla, porque no tienen un puto plan B, ni siquiera de los que usa el Zapatero .!Tan seguros están de su victoria!. Y claro, inexorablemente les llega el palo y con él, la debacle y en el hundimiento mas lastimero. La similitud de mi guerra de lo acontecido en Stalingrado es asombrosa. Calcado se diría...Hoy, varios años después, el SS teutón, todavía se lame las heridas...¿Que donde he fallado?.. se pregunta todavía el muy capullo. Si no has fallado, imbécil, es que no llegabas...

Sobre la idiosincracia de los alemanes os podría contar muchas cosas. Una vez, esperaba yo a mi tercera bruja en un bar mientra tomaba un cafe. Había subido al consulado aleman para que le extendieran el pasaporte a mi hija de tres años. Era española pero al nacer también la inscribimos en el consulado de Alemania como hija de alemana que era. Hasta aquí, todo razonable y lógico. Media hora después aparecia la madre con el documento en la mano. !Ya está!...Su alegria me contagió...hasta que leí el dichoso papel...!Oye!...!Que aquí hay un error!...!Mi apellido no figura!....!No, es que en Alemania si no estás casado, solo lleva el apellido de la madre!...¿Como?...!Trae para acá!....

Subí al consulado y me atendió una funcionaria que, aunque hablaba perfecto español, no habia perdido el acento original del pais que procedía...así como mi mujer más o menos...!Oiga!...!Que se os ha olvidado ponerle mi apellido a la niña! !Que es hija mia!...Se inició una discusión que fué subiendo de tono. En pleno fragor dialéctico apareció el consul, que cargado con toda su autoridad y desempeño diplomático trató de explicarme que la incidencia tenia un origen normativo que traspasaba las funciones de un modesto consulado...!En Alemania la niña se llama Stox!...terció la funcionaria en algún momento, con un tono imperativo que me molestó en lo más íntimo...!Miren!...!Mi hija se llama como yo, en España, en Alemania y en Pekin!...Como insistiera, sin más preambulo, rompí en el pasaporte en dos y se los lancé a la cara...Fué un puro acto reflejo...!Jamás se cometiera tamaña afrenta!..!Huber alles Deuchland!...Quedaron enmudecidos y perplejos, no tanto por mi beligerancia, sino por lo insólito del lance..parecía que.los cimientos mismos de toda la nación alemana habian sido sido sacudidos. A un desprecio de esa magnitud no estaban acostumbrados, les sobrepasaba...La funcionaria se agacho y recogió con sumo mimo y celo el documento por mi despreciado, como sin con ello pretendiera recomponer el alma herida de toda la nación alemana... Salí de allí con el disgusto posterior de mi mujer que me tachó de bárbaro. Lo más curioso es que dos años después, mi mujer volviera a que le facilitaran otro pasaporte. Le dieron el mismo que yo rompiera. Lo habian guardado desde entonces.

Mi hija mayor, que trabajó durante un tiempo en la compañía alemana de aviación LTU como auxiliar de vuelo, azafata que se dice y que estaba basada en Colonia, me decía...Papá, los alemanes no son la raza superior que ellos creen, sino una raza aparte...!Si lo sabria ella!...

6 comentarios:

Tellagorri dijo...

PERFECTO. Los has descrito de una forma maravillosa y precisa.
Si me lo permites, esto hay que divulgarlo y lo voy a copiar en mi Blog OPINIÓN COSTA UROLA.

Sé que tienes razón con detalle milimétrico porque yo estuve un verano en Freiburg y Franckfurt, y eran, a nivel de inteligencia de relación como niños tontos.

Después de mayor he recorrido en coche Alemania de sur a norte, de Munich a Berlín, y he contrastado todo lo que tú cuentas.

Ni raza superior ni pollas en vinagre. Melocotones de invierno con sombrero tirolés.

Joaquin dijo...

¿te imaginas a un alemán criticando ácidamente la idiosincrasia peculiar de los españoles? podría ser terrible, cruel. Como suelen decir los psicólogos, cualquier personalidad (vale para las individuales y para las colectivas), como toda moneda, tiene su cara y su cruz... estoy de acuerdo en que los alemanes son unos auténticos pelmazos, que creo que es el término que mejor resume la descripción que has hecho de ellos, bastante certera. ¿y quien le va a negar a los alemanes que los grandes filósofos que han tenido alguna influencia importante en la modernidad son alemanes? ¿o que los grandes compositores de música clásica son alemanes? esto habla de una gran creatividad. Sí, son unos pelmazos, pero a mí me gusta su claridad de ideas y su capacidad de llegar a una “cosmovisión” (Weltanschauung, o así) sobre cualquier asunto, sin dejar cabos sueltos. Me pueden sacar de quicio, pero los admiro. Cara y cruz. Por cierto, supongo que te sonará un dicho muy común en idioma alemán: “Stoltz wie ein Spaniard”.

Javier Pol dijo...

A mi es que el "Strüngen Bajën" nunca me gustó, ellos y su superiodidad y su puñetero aire de grandeza.

Fantastico resumen de cultura alemana y de sus puñeteras ideas superiores. Si pillo yo a los del consulado las salchichas se las meto por su "puñeterum culum", atchum.

Si hasta su Furher era austriaco.

isra dijo...

Pues que quieres que te diga Charne, eso de guardar el pasaporte "sine die" hasta que volvieseis a por él, es de nota. Y lo hicieron por eficiencia y control del gasto, igualito que aquí.

Por otra parte increíble descripción de los teutones y sobre todo con conocimiento de causa, lo de raza a parte es para enmarcarlo.

Si es que tanta salchicha no puede ser buena... o si, el porno alemán siempre ha gozado de gran consideración.

Espero más entregas, cachondas y entretenidas

charneguet dijo...

No obstante, querido Tella, tiene tantas cosas dignas de admirar...Ya escribiré sobre esas otras cosas, las positivas, que no son pocas...
Feliz navidad, maestro...

Amigo Joaquín, lo mismo que le digo al Tella. Lo del "Stoltz wie ein Spaniard", en efecto, lo escuché muchas veces...Nunca entendí del todo el significado, no se si lo utilizaban como un insulto, como un halago o como una mezcla de ambos. Altivo, soberbio u orgulloso como un español, viene a decir...
Gracias por tu visita y felices fiestas.

Javier Pol, los alemanes tambien tienen virtudes y algunas son extraordinarias. Ya las contaré..Feliz navidad.

Isra, !Como te gusta sacar punta! !Ja,ja,ja,ja!...Se nota que bebemos de las mismas fuentes. Felices fiestas.

ZapatoVelozz dijo...

No conozco directamente la sociedad alemana, por lo que no puedo dar una opinión basada en propia experiencia...Pero todo esto que cuentas me suena; no es al primero que le oigo (o leo) cosas parecidas sobre los alemanes. Quizá basen esa creencia en su superioridad sobre los demás en su eficacia en muchos aspectos: tecnológica e industrialmente hablando. Si es por eso, sin duda en contra de lo que creen, son una raza inferior, pues en la cadena de su ADN la evolución les ha privado del Gen de la humildad...una de las mejores cualidades del ser humano :)

¡Feliz Navidad!