viernes, 30 de abril de 2010


EL SALTO (IV)
Aquella fué para nosotros una noche extraña...y sin embargo, nada especial habia en ella. La misma rutina, el mismo orden, el mismo silencio. La tarde del domingo, como hacíamos todas las tardes de la semana, habíamos estado por Alcantarilla, algunos se acercaban hasta Murcia, aprovechando que la estación del tren la teníamos a unos metros...Paseos, bar y cine, no habia otra cosa. Si "mojar" en aquella época era empresa ardua y dificil -las mujeres todavía no se habian liberado- con aquellos odiosos ropajes y el desaliñado tabardo, era ciertamente un imposible ...Para cualquier hembra aquello cantaba demasiado. No se extrañen, pero tocar pelo en la España de las sotanas, fuera de las entrepiernas de la novia o la esposa o de alguna turista francesa, era un sueño inalcanzable para la mayoría. De todos mi compañeros, no recuerdo a ninguno que lo lograse. Con la libertad de la motorización y la emancipación, otro gallo hubiera cantado, pero entonces las mujeres debian mantenerse castas, so pena del repudio social que conllevaba los excesos públicos con el sexto.Y el coche, el instrumento ideal para burlar las imposiciones discriminatorias, era un lujo al alcance de muy pocos.
Si durante el curso, el primer salto era el tema prioritario, casi agobiante de conversación entre nosotros, desde el dia antes de la gran cita, curiosamente, lo obviábamos. De alguna manera nos sentíamos como aquellos reos en el corredor de la muerte esperando su ejecución, solo que la silla eléctrica se sustituía por un salto desde 600 mts de altura...
El dia aquel amaneció radiante y sin viento, de esos primaverales que solo se dan en la región murciana. Una mañana ideal para el lanzamiento, que de eso ya sabíamos un rato. Dasayunamos casi por rutina, pués toda nuestra atención más allá del bollo o la ensaimada, estaba puesta en la zona de embarque, un espacio como de una hectárea, con piso de cemento pegada a los hangares donde repostaban los aviones. Tras el desayuno, hacia allí nos dirigimos con paso firme, cantando no recuerdo cual canción. Aquel lugar estaba a unos 200 mts de los patios de las escuadrillas..El dia D habia llegado y la hora de la verdad venía marcada por el paso inexorable de las manecillas del reloj. Sabíamos que no habia vuelta atrás . Sobre el suelo, los paracaidas desplegados entre espacios de unos tres metros, estaban ya esperando a sus circunstanciales dueños.Hoy éramos nosotros, pero ayer fueron otros y otros fueron los de antesdeayer. ¿Cuantos antes que yo llevaron ese mismo paracaidas que me tocaba en suerte? ¿Cuantos saltaron con el? ...ajustados sobre nuestros torsos, eran las sedas salvadoras...¿Se abriría o no la mía?...¿Se me formaria una vela romana?...!No por dios!...sería mortal...¿Quizás un enrollamiento?...siempre podría echar mano de la navaja de salto y cortar las cintas mal desplegadas...¿Que le pasaría al compañero que se mató en Alcalá?...¿Porqué no abrió el de pecho?..Los pensamientos se agolpaban...fugaces y efímeros, solo duraban lo que tardaba en llegar el siguiente que lo reemplazaba...los procesos mentales, tal como llegaban, desaparecian..
Los INTA, eran unos paracaidas pequeños de color blanco, muy manejables y de fabricación nacional. Todos los saltos que se realizaban en la escuela se hacian con ellos...todos, excepto los manualistas de caida libre, que utilizaban los "Paracomander" americanos, "los fórmula uno" de los paracaidas deportivos de entonces. Impresionantes sus saltos, de entre 1500 y 3000 mts, la maxima altura que alcanzaban los aviones. Aquellos paracaidistas, los de verdad quiero decir, nos llamaban a nosotros los paracaidistas de "gancho" y con toda razón. Eramos como fardos que se dejaban caer desde la puerta lateral del avión. No interveníamos en la apertura de la seda, que se abria sola son el empuje de nuestro propio peso y la cinta extractora que habíamos enganchado previamente en el cable estático del avión. Salto automático que se llamaba en los términos técnicos de la escuela...mientras que los otros paracaidistas, los de caida libre, lo abrian manualmente a según que distancia del suelo, a tenor de las instrucciones recibidas. Nosotros los veíamos como héroes y realmente lo eran.
El avión era un Junker, el JU 52 alemán, un trastajo residual de la guerra civil y de la segunda guerra mundial. Tal era el ruido, que parecía que se desmontaba a cachos, sobre todo en el despegue. Llevaba tres motores, dos en las alas y uno en el morro. Disponía de una puerta lateral a la que se accedía por una escalerilla y otra más pequeña de acceso a la carlinga, por donde subía el piloto...Luego, volando, aquel cacharro iba tan lento que parecía que planeaba en vez de volar...
Mi patrulla fué la segunda en embarcar, en el segundo avión, por tanto... la formábamos siete aspirantes del curso y un jefe de patrulla que saltaba el primero, un brigada creo recordar, con más saltos encima que un jinete de la escuela de Jerez. También volaba con nosotros el jefe de lanzamiento, que era quién marcaba los ritmos del salto, que podría ser un paracaidista sin rango, un cabo o un suboficial. Este no saltaba, sino que iba atado al lado de la puerta, marcando el ritmo como digo, aunque siempre portaba un paracaidas de emergencia, por si acaso...Para alcanzar el grado de apto había que hacer seis lanzamientos, los tres primeros, eran individuales, los tres restantes, colectivos.
Ya habíamos llegado a la zona de embarque y casi de inmediato procedimos a colocarnos el paracaidas con todo su atalage tal y como nos habian enseñado durante el curso. Cumplimentadas todas las pautas y tras ser revisados a fondo por el jefe de la patrulla, nos colocamos el paracaidas de emergencia a la altura del pecho, un cachivache más pequeño todavía que el de espalda. La adrenalina, que desde que salimos hacia la zona de embarque iba in crescendo, a estas alturas ya se nos salía por las orejas. !No digamos a medida que nos acercamos al avión!...cada pauta, cada paso, cada movimiento, era como un velo nuevo que caia en aquella inexplorada jungla de temores y de miedos. La tensión psicológica acumulada, junto al ruido infernal del avión, era de tal envergadura, que dudo si en aquel estado de verdadera catarsis, éramos dueños de nuestros propios actos. Pienso que no...la tensión, el miedo y el pánico lo anulaban todo. Al final, toda esa energia incontrolable, se canalizaba hacia una huida imposible...y el salto era el escape inevitable, la salida liberadora.
-¿Preparado?...
-¿Listo?...
-!Salte!...
Tal fué así, que este protocolo básico en los saltos individuales, mil veces repetido durante el curso, yo me lo salté olimpicamente...Saltó el brigada tal como marca el manual...luego lo hizo mi compañero, siguiendo las mismas pautas. Cuando mi compañero se lanzó por la puerta, yo salté al vacío tras él, sin guardar los tiempos. De los cuatro o cinco segundos que durara la apertura de la seda, no tengo noción alguna...la ausencia de mi consciencia en ese cortísimo periodo fué absoluta, nada recuerdo de evento, como si no lo hubiera vivido...Un seco tirón me volvió a la realidad. De pronto me vi colgado en el vacio...arriba, una bellísima seda blanca abierta sobre un luminoso fondo azul, me sostenía en el aire...una maravillosa e indescriptibe visión...A mis pies, nada, solo distancia y vacio. Y silencio, un impresionante silencio como jamás antes lo habia percibido. Algunos leves chasquidos de la seda en su contacto con el viento, rompian el grave silencio haciéndolo mas omnipresente... !Demasiadas emociones juntas!...Sentí por un momento la sensación de vértigo, pero solo un instante...luego las voces de algún compañero que gritaba celebrando el exito, como a unos 200 mts más allá....!Joder! !Si desde abajo parece que descienden casi juntos!...Me relajé y vivi la experiencia con una curiosidad morbosa, no exenta de placer...parecia que no bajabas, que estabas estático en el aire. Más que bajar, era la tierra la que se acercaba hasta ti...La toma al suelo fué una gozada. una secuencia temida por muchos compañeros, pero que para mi no lo era. Le cogí el tranquillo al instante...!Y esto era el tan temido salto!...En aquel instante hubieramos vuelto a salta otra vez y otra y otra...habia sido como un juego de niños.

20 comentarios:

isra dijo...

Joder, si he mirado hacia arriba para ver si estaba el paracaídas blanco abierto...

Está visto que el señor te ha dotado con el don de la escritura y del conocimiento profundo de las gracias femeninas.

Reciba un cordial saludo, suyo afectisimo

Un admirador

charneguet dijo...

Ja,Ja,Ja!...!Eres un cachondo Isra!...!Sera con la intercesión de Su Eminencia!...
Durante el periodo de Alcalá, íbamos a Torrejón. De los Junkers 52, pasamos a los Caribous...!como del cielo a la tierra!...y saltábamos por la cola. Eso si, los paracaidas EFA franceses y los T10 americanos, eran una mierda...!Caias a plomo!...Como los INTAS españoles, ninguno.
Feliz fin de semana.

aspirante dijo...

Estremecedor relato que me los ha puesto de corbata.
Lo más sorprendente del mismo es que Vuestra Eminencia ose disminuir las virtudes de un artefacto francés (EFA), saliendo victorioso en la comparación un paracaídas de manuefactura española.
Ni vos mismo, en toda vuestra sabiduría podeis desdecir de la superioridad española en todos los campos frente a los gabachos, a los que muy cordialmente deseo que se ahoguen en su vinos y champagnes.
Beso su anillo.

charneguet dijo...

Muy loable su deseo, ilustrísimo Abad...Pero un grano no hace granero...Es algo que los ascetas que nos curtimos en los monasterios escolásticos del buen yantar, del buen beber y mejor fornicio, conocemos con sobrada largueza...Cierta es la superioridad española, Ilustrísima, que duda cabe, pero convendría aplicar los términos gramáticales desde una perspectiva menos absoluta, sin aristas maximalistas. Por poner un ejemplo, el adverbio plural TODOS, podría muy bien ser sustituido por el indeterminado ALGUNOS, que sin perder en casi nada la inequívoca intencionalidad de su Ilustrísima, levanta menos suspicacias.
Que la Trinidad del Hombre Libre nos guie,Ilustrísima.

Javier Tellagorri dijo...

CHARNE

Hasta me has emocionado con tu relato, es como ver una pelí de suspense leyendo.
Haces que cada lector sienta cada instante que describes, como si lo estuviera viviendo.

Estamos en paz. Mi rollo númerico obligaba a este episodio de la Puta Mili, y lo has cumplido. Lo que me obliga a tener que meter otro rollo estratosférico o espacial para que escribas el siguiente suceso.

Plas, plas, plas. Campeón de los relatos blogueros.
Eminencia es vos el más apto purpurado de los que formamos la Iglesia de la Libertad Enciclopédica.

Los detalles referentes a la motorización y la mentalidad de las damas en aquella sociedad de mediocres bajo la bota sotanil, son un recuerdo que traes y que nos hace pensar en lo que vivimos entonces. Miseria mentales.

La juventud actual o los que no pasaron la experiancia de aquella época no lo van a entender. Porque es muy dificil de hacer creer que pudiera existir.

Javier Pol dijo...

De verdad es que uno nunca sabe lo que puede caer desde el cielo. Ves este es uno de mis deseos no cumplidos, tirarme desde un avión y... que no se te abra el paracaídas, creo que me moriré sin saber lo que se siente llevándolos por corbata. Oye, tirarse en paracaídas con una de las primas de Isra como instructora debe ser la hostia.

El otro día cite a uno de los grandes "sabios" para felicitarte, hoy sacare a otro de los grandes, grandes...

IMPREGZIONAGTE relagto (A-Bono dixit)

aspirante dijo...

Reverendísima Eminencia:
Llevado por la soberbia, uno de mi muchos pecados, me he dedicado a ensalzar sin medida los méritos de los productos españoles frente a los franceses.
Bien decís que no hay que ser maximalista, así que tras profunda reflexión he de reconocer que algunos frutos del ingenio francés son mejores que los de origen hispano.

Así la Tour Eiffel no tiene nada con qué compararse en España, el Sena es mucho más caudaloso que el Manzanares, Mme. de Guillotine es mucho más elegante que D. Garrote Vil...
Mas ni por todo el oro del mundo cambio mi origen ni mis raíces.
Y entono este mea culpa a causa del voto de obediencia que hice al ser aceptado en esta Iglesia y a la devoción que os profeso, Eminencia.
Mas disculpad que os diga, que expertos en el buen comer, yantar y folgar como los españoles, ninguno en el orbe.
Beso vuestro anillo.

Anónimo dijo...

babe you can drive my car

this is THE BEATLES

eran unos porretas, pero eran buenos

charneguet dijo...

Pués mira, Javier Pol, lo de tirarse con la primas de Isra, es una opción a tener en cuenta. Quiero decir, que tirarsela o tirarmela como instructora...Debe ser una pasada y una de las cosas que me faltan en esta vida.

charneguet dijo...

Eminencia, mi admirado Cardenal Tellagorri, sus lisonjas son como soplos que acarician el alma y considerar a este humilde purpurado el más apto de nuestra Iglesia de la Libertad Enciclopédica, la de los hombres libres, es un exceso de la magnanimidad por parte de Su Eminencia. Sois vos, sin duda el gran Pastor de la Libertad. Vuestra labor apostólica, cada dia al pié del cañon, es un referencia luminosa e inconmensurable...un manantial de cristalinas aguas del que todos los demás bebemos...
Eminencia, contad con todo mi apoyo y bendición. En el futuro cónclave, le espera el anillo Papal...Nos así lo desea.
Beso vuestro anillo...
Beso

Lola dijo...

Hubo de ser una bonita experiencia para usted, aquello de saltar al vacío..., una experiencia única!!!. Emociones fuertes se deben de sentir y, según cuenta, sensaciones muy agradables, pero preocupada me tiene, sabe...???.
Yo aparezco de vez en cuando (a comentar por que leeros os leo casi que a diario auqnue a duras penas sea), pero llevo días siguiendo su rastro y, no lo encuentro.

No se abrió ésta vez el INTA...???.


Un fortísimo abrazo, esperando que todo vaya bien.

Isha Shiri dijo...

Shalom Aleichem!
Good post. I liked.

My friend: Voy a tener unos días de distancia, mi Hannah va a nacer. Ella necesita mucho de mí ahora.

En los últimos días he publicado acerca de:
- La fiesta de Shavuot (Pentecostés) - Hag Matan Torateinu o "Fiesta de la Entrega de Nuestra Torá y ha'Bikkurim Hag o Festival de los Primeros Frutos.
- Salmo que recitar y cantar a los bebés al nacer, "Shir LaMa'alot - Una canción de los ascensos" Salmo 121.
- "Carta a Jerusalén", por el Rabino Yosef Y. Jacobson. La carta de motivos La importancia de Jerusalén para el pueblo judío.
- Re-publicado "El Significado de la Palabra Tzedaká," la justicia a los necesitados a través de la caridad es nuestra obligación.
- El Proyecto TikkunTree - un proyecto para "reparar el árbol de la vida" con el vestido de punto para las armas de la paz, la promoción de la integración de personas de todo el mundo, las mujeres y los hombres, los árabes y los Judios, punto por punto.
- Tikkum Olam, ¿por qué deberíamos contribuir a "reparar el mundo".

De todos modos, traté de dejar mensajes para que todos puedan disfrutar durante mi ausencia.

Gracias Participar en mi blog simple.
Nos vemos pronto.

Anónimo dijo...

¡¡¡CHARNE VUELVE, COÑO!!!!

Aguabella dijo...

Hola Charneguet

Me ha dado vértigo leer este post !!!
Dicen que quien se lanza al vacío con el paracaidas claro !
vive una experiencia que la quiere repetir, pues debe ser cierto pero yo no me asomo ni a mi terrada del cuarto piso , que miedo me dan las alturas Charnaguet.

me voy a tomar una biodramina que me he mareado jajaja

Besos

José Luis de Valero dijo...

CHARNE....JUPA

Habé si sus espabilái, que ya an pasao la burra de leche y entoavía estái de pemmiso follando como descosíos y decuidan-do las obligasiones militare.

Ya sus podéi prepará er macuto y llenar-lo con tabaco, guisky y afotos de tías guarras en pelota picá y comiendo nabos, poq-que me parese que me van a arrestá en una prisión militá por desacato a un joputa de jues con la toga má negra que los cohone dun grillo.

Anónimo dijo...

Yo era del 120 Curso y me pasé la puta mili entera en Jabalí Nuevo como cabo instructor de la 19 Cia. Pero, la verdad, de intruir nada de nada. Yo era el del Gabinete de Dibujo. Si hombre, el que hizo los mosaicos de la cantina y aquella mierda del cuerpo de guardia en forma de barco con un mosaico de las Bripac. Si hay alguien del 120, (que no sea guerrro pecho de muralla), me alegraria mucho contactar: pak666@telefonica.net

adeur2 dijo...

Charnegui, creo que tu hicistes la mili en el 69-70, yo la hice en el 58 y como tu, por mi quinta y de alli me pase a paracas,.
a veces el roncor hace soltar meirda por la boca,y a ti te sale a paladas.
tengo 75 años y aun no me han salido las secuelas que a ti te han salido, igual es porque tu no pasastes hambre y eras hijo de papa. menos mal que encontrastes al cabo 1º Dieguez, que te alegro la vida
suerte majete te seguire leyendo para reirme de tus tonterias

adeur2 dijo...

Charnegui, creo que tu hicistes la mili en el 69-70, yo la hice en el 58 y como tu, por mi quinta y de alli me pase a paracas,.
a veces el roncor hace soltar meirda por la boca,y a ti te sale a paladas.
tengo 75 años y aun no me han salido las secuelas que a ti te han salido, igual es porque tu no pasastes hambre y eras hijo de papa. menos mal que encontrastes al cabo 1º Dieguez, que te alegro la vida
suerte majete te seguire leyendo para reirme de tus tonterias

charneguet dijo...

Grasias, Adeur2, te tendré presente ca ves que escriba algo. ¿Estuviste nel pelote? yo estuve a punto de entrás dos vese. Me libré pol los pelo. Y que puedas seguís leyendo mis tonteria durante musho tiempo.

d2 dijo...

De las mejores descripciones de un salto que he leído. Gracias por recordármelo.