miércoles, 21 de abril de 2010

HISTORIAS DE LA PUTA MILI (2)



HISTORIAS DE LA PUTA MILI (2)
 
Una semana llevábamos en Mucia en un cuartel cercano al rio Segura. Al toque de paseo, saliamos por la ciudad para regresar luego a la hora de la cena, pasar la lista de retreta y a la piltra, hasta las seis y media de la mañana del dia sigiuiente que tocaban diana. Me olvidé por completo de lo que hacíamos durante el dia aparte de pelar patatas y limpiar el cuartel. Nos habian dado la nueva indumentaria, un uniforme de faena de color verde y una tersiana del mismo color, parecidos a los que lleva la Guardia Civil...De lo que si me acuerdo es que teníamos que formar para todo !Cagondio!...!Que incordio!...menos para ir a las letrinas que afortunadamente íbamos por libre...
Por fin salimos de aquel axfisiante cuartel.Tras el desayuno, a paso de maniobra y en marcha india, nos dirigimos hasta Javalí Nuevo, a unos diez o doce km de Murcia, un pueblucho casi pegado a Alcantarilla. Saliendo del poblacho a la izquierda, por la carretera en dirección Archena, estaba el campamento paraca. Unos setos con flores y un centinela marcialmente fijado al lado de la garita, nos recibian a son de marchas militares. Un centenar de metros más arriba, subiendo una pequeña cuesta, dsembocabas en la explanada donde se relizaba la instrucción, la misa y resto de actos militares.. A su alrededor, tiendas de campaña, una destartalada cocina, las letrinas y las duchas...Y a la derecha, bajo un terraplén al que se llegaba por una escalera de obra, estaba la cantina, grande y descubierta. Todo aquello y poco más era el campamento paracaidista donde se formaban los del ardor guerrero, los Caballeros Legionarios Paracaidistas. En aquel lugar me echaría unos dos meses, hasta que nos mandaron a la escuela de paracaidismo Mendez Parada y al que volvería otro mes más, tras finalizar el curso. La escuela no estaría a mas de tres km de allí..Nos asignaron tienda y litera, el resto del dia nos lo dieron libre lo que nos permitió familiarizarnos con el entorno. La primera observación que hice fué referente a las tiendas...las nuestras nada tenian que ver con las de los instructores. Mientras las unas, las de ellos, tenian doble techo y suelo, plantadas perfectamente sobre altillos para que las aguas no penetraran en ella, las nuestras eran como un parasol cerrado y anclado directamente sobre el suelo, que cada vez que llovía, se inundaba y se convertía en un barrizal. Claro, ellos eran los veteranos y nosotros los reclutas, que en términos paracaidistas, ellos eran CLP y nosotros simples aspirantes. Decir que comíamos al aire libre, en bandejas. La comida era sana y abundante..necesaria para soportar la dureza de la instrucción que recibíamos. Se formaron grupos de aspirantes al mando cabos instructores. Puedo afimar que las jornadas eran durísimas, como si tuviéramos que afrontar una guerra inminente. Pero lo peor era la férrea disciplina imperante, donde los cabos eran como capitanes y los cabos 1ª coroneles...De capitanes de verdad, habia solo uno y también un comandante, que eran como dioses. Diré que las hostias te llovian por doquier y no en sentido figurado. Raro era el que no se llevara ocho o diez leches por dia y por cualquier nimiedad. Bastaba toser o distraerte para que te cayera la primera. Incluso prestando toda la atención, te llovian igual. Era consecuencia del sistema impuesto por el capitán, pero que ya venia de lejos. La Bragada Paracaidista se habia formado con antiguos legionaros que importaron e impusieron sus métodos. El objetivo era sacar el maximo rendimiento...el temor y el miedo junto a los castigos y una ferrea disciplina, eran las mejores herramientas para lograrlo. Los tenientes y sargentos hacian la vista gorda, cuando no, se implcaban ellos mismos directamente...pero eran los cabos primeros y los cabos, quienes la aplicaban habitualmente. En relación, yo fuí de los que menos leña recibieron; pero eso si, os aseguro que la mayor hostia recibida en mi vida me la diron allí...Hacíamos la instrucción con mosquetón, un fusil de la guerra civil. Los CLP de la 19 Cia tenian CETME...El zambombazo que soltaba aquel mosqueton cada vez que disparabas en los ejercicios de tiro, era de órdago. Yo era uno de los mejores tiradores...La verdad es que se me daba bien eso de disparar, pese a no tener nada que ver con abertzale alguno..
La unidad de instrucción la formaba la 19 Cia y la mandaba un capitán valenciano llamado José Colldefors Valcarcel , que no se hasta donde llegaría.. Un pieza de aquí te espero...Yo que venía de aquel otro capitan del BIR 1 sahariano, el ibicenco Guash Cañas, que era un señor... al tipo ese de la 19 nunca lo pude tragar. El balear, nos dijo cierta vez a toda la compañia "Si alguna vez un mando por debajo de capitán os ordena recoger una mierda con las manos, vosotros obedeceis, pero luego venis a contármelo"...!Igual que este!..."Si vais por la calle y os encontrais con un "fiambre", os manteneis en posición de firmes mientras pasa"...Un fiambre era un fallecido...!Menuda humanidad y menudo respeto a la familia!...Lo único que a este cabrón le interesaba eran los resultados de la instrucción. A un compañero que presentaba sintomas agudos de depresión, fué a solicitarle unos dias de baja y le cayó una semana de castigo...por no haberlo solicitado por conducto reglamentario, primero y por realizar, según él, peticiones viciosas. Huelga decir que el chaval ya lo habia solicitado por ese conducto, pero no le hicieron ni puto caso.
Tuve tres instructores. Con el primero de ellos, una semana, porque se licenció...con el segundo, más o menos...Y el tercero...Ibamos a iniciar la instrucción...!Hostia!...!Este es aquel de....
-!Mi primero!...¿No se acuerda de mi?...
-!Pués no!...¿Tengo que acordarme de algo?...me contestó con un tono indiferente, cuando no de recelo y manteniendo las distancias de superior a inferior...
-!Veníamos juntos en el tren hasta Murcia!...!Yo venia del Sahara!...¿No se acuerda?...!Le regalé un transistor!...
-!Hombre, ahora me acuerdo!...¿Eras tu?....
-!Pues si, mi primero!...
Me vino Dios a ver...De una situación crítica, en la que me estaba planteando seriamente no superar voluntariamente las pruebas en la escuela de paracaidismo, la única manera de salir de aquel infierno sin que te formaran un consejo de guerra, pasé a otra más llevadera, a veces incluso agradable...La mano del cabo 1ª Dieguez, de Zaragoza para más señas, se hizo notar. Durante el tiempo restante hasta mi destino definitivo en Alcalá de Henares, fuí uno de los intocables...de los ungidos..El cabo 1ª Dieguez fué uno de los gratos recuerdos que me quedó de aquel periodo.. !Gracias, mi primero!...Mi gratitud hacia aquel tipo, pese a los años transcurridos, todavía permanece intacta...
No quisiera acabar este capítulo sin dedicarle unas lineas al comandante D. Juán Castellenos Gómez, el jefazo de la brigada por aquellos lares, que creo, llegó al generalato...Era un tipo agradable, ajeno a todo lo que se cocía bajo sus pies, al menos, eso aparentaba...Lo digo porque cuando aparecía por allí, el trato hacia la tropa se moderaba...Solía pasear por el campamento a su aire y su pasióm eran los setos y las flores...Los oficiales le temian, sobre todo el capitán Colldefors...Pero con la tropa solía ser amable y hasta considerado contestando a los saludos...Llevábamos como unas tres semanas en el campamento...en una de las habituales formaciones antes de la fagina del medio dia, un sargento de cuyo nombre no me acuerdo, se metió en la formación y a un tal Tirado, de Madrid, le cayó una ensalada de hostias de las que hacen época...Recuerdo que sangraba por la nariz y por la boca, ante la mirada y la rabia contenida de todos los demás compañeros. Aquel miserable no se dió cuenta que el comandante estaba viendo la escena desde una esquina. El espectáculo fué glorioso...ver a aquel pigmeo adicto al chusco, arrugado y degradado hasta lo más infimo delante de nuestros ojos, fué otro de los gratos recuerdos que conservo. A partir de ese dia, el aspirante Tirado recibía del infame chusquero, todo tipo de parabienes...La sumisión del sargento hacia el recluta era tan notoria que causaba rubor y no menos regodeo entre los compañeros...Desconozco si el sargento recibió algún tipo de correctivo, aunque me reconfortaba suponer que si

34 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Emocionante, como siempre. Lo que escribes produce emoción porque se vive como si se estuviera en el lugar.

Las descripciones de Cabos y sargentos es perfecta. Eran los auténticos hijosdeputa nacionales castrenses.

Creo que eres un tipo duro, Charne, y ahora ya sé porqué.

¿Llegaste a ser paraca?

Javier Pol dijo...

Existía en Melilla, desconozco si aún esta, una zona conocida como la explanada de Rostrogordo a la que acudíamos todos los cuarteles a desfilar una vez al mes delante del general y allí calificaban a cada cuartel. A parte de la soldada, allí se reunían varias decenas de sargentos, tenientes, capitanes y algún que otro comandante con la tropa. Por razones obvias los últimos en llegar eran los legionarios, a parte de que la explanada estaba a escasos 200 metros de su acuartelamiento, yo era gastador de mi regimiento, y cuando llegaron los "lejias" a uno de los gastadores se le cayo el fusil...

un cabo de 1.90 de espalda y otro tanto de altura, más negro que el carbón se le acerco y le dio una hostia que tumbo al chaval. Ni suboficiales, ni oficiales de otros cuarteles se movieron de sus sitios , y estoy hablando del año 1989. Todo era disciplina y a pesar de ello, no tengo ni taras mentales, ni necesito ayuda psicológica, aunque también es cierto que mi educación fue franquista por los actuales cánones de la EpC.

Por cierto me rió yo de los legionarios, el trabajo sucio lo hacíamos los zapadores y luego venían ellos con su trajes verdes marujitas.

Hasta la próxima visita se retira el ingeniero Pol. ¡A la orden! Sargento Charne.

charneguet dijo...

Querido Tella, nada más lejos...Yo era la nota disonante entre tanto rambo made in USA, tanto legionario "nasio pa matás", tanto pecho lobo y tanto tarado...¿Duro?...Del 60 o 70 por ciento que eran voluntarios, no te digo que no, ya que buscaban precisamente eso. Era gente con mucha masa fibrilar y escasa densidad cerebral...El resto lo formabamos un grupo variopinto de tipos que coincidimos allí por casualidad. Ni por asomo hubiéramos podido imaginar unos meses antes que íbamos a estar allí para ser paracaidistas. Convicciones firmes y superioridad intelectual, eso si, mis únicas armas para defenderme de tanto despropósito. Con ellas conseguí consideración y respeto, que sin llegar a ser un mando, me trataron como si lo fuera...

aspirante dijo...

El deporte nunca fue mi fuerte, así que las broncas que me ganaba por parte de los cabos y cabos 1º fueron notables, pero nunca llegaron a la agresión ni de lejos.
Los mandos de mi regimiento (oficiales y suboficiales) eran todos jente joven, procedente de las academias, nada de chusqueros, aunque alguna excepción había, y los peores eran los cabos.
Aquello me enseñó que a menor rango mayor crueldad, y es algo que observo en todos los órdenes de la vida.
Por cuestiones de mi profesión he tratado a todo tipo de gentes, y siempre han sido los más bajos en la escala y con menor formación los que me han creado problemas.
Este relato suyo, tan cargado de nostalgia me hace sentir viejo, coño.
A sus órdenes, el Soldado Aspirante.

charneguet dijo...

Mi admirado Abad, eran otros tiempos y la Brigada Paracaidista era un mundo aparte dentro del ejército, como también lo era la Legión. Habia un grado de analfabetismo notable en España y eso se notaba. Como dice Tella, una de las cosas buenas de la mili fué paliar en cierta medida esa carencia educativa. Y tienes razón, a mayor ignorancia, mayor nivel de embrutecimiento.

charneguet dijo...

Querido Javi Pol, me habia olvidado de ti...No todos tenian el temple y la fuerza mental necesarias. Yo conocí a muchos que no pudieron superar la presión. Sin la ayuda médica necesaria eran candidatos a la desesperción. No les quedaba otro camino que la deserción. Haciendo guardia en la prisión militar de Alcalá de Henares, solía hablar con algunos de aquellos compañeros presos. Cuando terminaran la condena, tenían volver al principio para realizar el servicio militar.

isra dijo...

Me imagino que una de las mejores cosas que habréis sacado de vuestra vida militar es la facilidad para ejecutar el corte de patata con doble tirabuzón de espaldas.

Yo lo más cerca que he estado de un cuartel fue cuando pasaba por la plaza San Diego de mi pueblo... y es curioso, siempre me habría gustado ser militar (bastantes amigos lo son y era gracioso ver por sus casas todo tipo de adornos franquistas... sus padres también eran militares, of course) pero tengo un problema con la autoridad y habría estado todo el día arrestado.

Seguiremos con las historias de la puta mili, muy pero que muy entretenidas

Jupa dijo...

Ay, la mili¡¡¡ Que recuerdos¡¡¡ Aquel sargento chusquero gallego, el Sargento Camba, el cual me tenia entre ceja y ceja. "Ojitos lindos" me llamaba... mi escasa apertura palpebral y mis escarceos con el hachis y la maria fueron el motivo de semejante apodo.
Pasaba diana el Sargento Camba:
-"Ojitos lindos"
- ¡¡¡ A LA ORDEN MI SARGENTO ¡¡¡
- ¿Cuantos porros te has fumado de buena mañana?
- NINGUNO, MI SARGENTO
- Ninguno??? A la cocina a pelar patatas por engañarme...

Lola dijo...

...sigue siento un placer leer todas esas anécdotas suyas, amigo "Charne".

Solo una cosita le faltó y espero la cuente (si por supuesto quiere): cual fué el motivo de esa la mayor ostia que recibió en su vida...???.


Un abrazo.

Dams dijo...

Y los paracaidas: ¿eran de los "güenos" o estaban "remendaos"?, ¿cómo fué es primer salto?. ¡Pa habernos matao!.

charneguet dijo...

!Asi que ojitos lindos!...Eso no me lo habias contao nunca...Le tenias que haber contestado: No es así, mi salgento, querrá decir ¿Cuantas mañanas tengo que fumarme para hacerme un porro?...le hubieras enternecido..

charneguet dijo...

Si te lo cuento te vas a decepcionar, querida Abadesa. Nada que se le parezca a una acción intrépida, donde la bizarría y el riesgo tuvieran algo que ver. La cosa es mucho más irracional y sórdida, como casi todo lo que ocurría allí...

charneguet dijo...

Abad Dams, no te impacientes...en el próximo post o en el siguiente contaré lo de los saltos...Y si, !Pa habernos matao!...

Lola dijo...

Paaassssa naaadaaaa...!!, cualquier cosa me puedo esperar de usted pero le puedo asegurar que de decepción nada de nada!. Eeengaaaaaa..., no se haga de rogar, hombreeee!!!.

charneguet dijo...

ISRA, Yo lo que saqué de la mili fuéron dos años dedicados a algo que a mi me decía poco, por no decir nada. Carecía del espíritu militar necesario. Eso si, conocí sin querer la experiencia de saltar desde varios aviones en paracaidas,algo único, pero sin pretenderlo, solo por cumplimiento de las obligaciones adquiridas. También me proporcionó un conocimiento mas profundo del mundo de la milicia. Ya fúe algo. Porque lo servir a la patria era una una entelequia que solo estaba en las mentes de los profesionales por razones obvias y en los abducidos. Yo me limité a mntener como pude, mi sagrada indepndencia...

jorge rosiñol dijo...

Buenas a Jose colldefors valacarcel, lo tuve yo de coronel en mi regimiento, en el año 1988.

Anónimo dijo...

Buen chiquito, buen chiquito, pero no me lo traigas más.

adeur2 dijo...

Cuando el raciocinio se pierde la mierda sale por la boca, eso te ocurre a ti charnegui

Anónimo dijo...

Contestando a Charneguet,

Yo estuve en las Banderas Paracaidistas dos años.

He leido alguno de tus comentarios por los que deduzco que no sacaste ningun provecho o lección de aquel tiempo que todo joven debía cumplir por obligagción.

Muchos de nosotros no teníamos predilección por la vida militar, pero, había que hacerlo y nada mejor que una tropa de elite con todo lo que ello implica.

No dices nada de la paga que recibiamos comparado con lo que recibian en otros cuerpos.

Yo conocí a chavales que de su paga 800,- Ptas al mes <> enviaban parte de su paga a sus padres.

Yo conocí a chavales que superaron todas las trabas, dificultades, sacrificios de aquel periodo. La mili les permitió conocer otras regiones y se abrieron camino lejos de sus hogares para formar su propia vida sin temores. Una disciplina ferrea que forjo su propio destino.

Guardo lo bueno de que aquella experiencia que me fortaleció. Con paso firme marche por la vida hasta el dia de hoy.

Hoy pasados casi 50 años me vanaglorio de las amistades que coseche y conservo, eso a pesar de haber viajado mucho por el extranjero y mis largas ausencias de España.

Las Banderas Paracaidistas me formaron para mi devenir en las que me encontré con situaciones mucho mas escabrosas en la vida civil.

Anónimo dijo...

Señor Charneguet.
Es muy posible que coincidiéramos en el tiempo pues citas a personas que, como el primero Dieguez, yo tambien conocí.
Estuve bajo el mando del Capitán Colldefors durante casi todo mi servicio militar en la Brigada Paracaidista, puedo decir de él que era un oficial, duro, sí, pero justo, se comportó siempre como un padre para los componentes de su compañía, llegó a general de división (hoy en la reserva) y, te puedo decir que, incluso después de su servicio militar activo, se ha estado dedicando a ayudar a más de un veterano de la Brigada por el mero hecho de haber servido en ella.
Leo en tu historia, resentimiento hacia una unidad de élite a la que fuiste voluntario...¡¡¡pues no haber ido!!!

charneguet dijo...

Amigo Anónimo, para nada escribo desde el resentimiento. He procurado hacerlo desde la neutralidad como si de un espectador se tratara, reflejando aquella realidad como yo la vivíera. ¿De que curso eras?¿Quizás estuvimos cercanos? ¿Donde te destinaron? La mayoria de mis compañeros fueron a la 2ª Bandera en Alcalá. Yo estuve en el Cuartel General, en un viejo convento cerca de la plaza de Cervantes. Pero todo lo que he escrito, apenas es una pequeña parte. Podria escribir un libro entero.
Saludos

Cabo: A.rubio. dijo...

Amigo Charnego: Yo soy uno de esos cabos instructores con los que coincidiste en el campamento. Pertenecí a la 19 cia.y no es verdad que todos os trataramos a golpe de hostias si o si. Habian unos cuantos que, (tienes razon) se creian capitanes. Fruto de que el propio capitán Colldefors se creia general (luego llegó al generalato)pero por entonces no. Tienes razón este tio era la persona mas desagradable que tb. yo me encontré en la mili y fuera de ella. Frio y cruel con los reclutas y con los veteranos. Estoy de acuerdo en que algunos como el cabo 1º Dieguez (gran amigo mio) y otros mas teniamos con vosotros una actitud bastante mas humanitaria. Pero, ya sabes en una gran familia, como era aquella hay de todo. Me alegra, no obstante que tu hayas hecho un recordatorio a aquellos tiempos y yo me congratulo contigo de haber pertenecido a la BriPac, aunque aquella unidad si es cierto que era maldita.Todos los que pasamos por allí las pasamos putas; y yo mismo aunque instructor, veterano perteneciente a la 19,no creas que guardo muy buen recuerdo. Me alegra que años despues hayas hecho esta mencion y te ofrezco mi solidaridad y compañerismo como el que tuvimos hace 40 años. Saludos amigo.

charneguet dijo...

Tu comentario, amigo y compañero A. Rubio, mi cabo de la Bripac, me ha retrotraido 40 años a aquel inolvidable periodo de nuestras vida, que junto a tantos otros, tuvimos la suerte de compartir. Desde la perspectiva del presente, todos aquellos recuerdos adquieren un cariz emotivo y nostálgico. No renunciaria a ninguna de aquellas vivencias por nada, e incluso las mas desagradables ocuparian un lugar preferente entre las mas añoradas. ¿Tienes algun contacto con el primero Dieguez? Házmelo llegar. Yo soy del 136 curso. Y por supuesto que estimo y valoro la solidaridad que me ofreces. Es un honor que llena de orgullo y satisfaccion. Mi blog está a tu disposicion para comunicarte conmigo cuando quieras. Salud, amigo.

Cabo. A. Rubio dijo...

Amigo Charneguet: Si, mantengo contacto con Alfonso Dieguez. El tb. te manda un recuerdo y saludos en la distancia. No se ha puesto directamente en contacto contigo por que está pasando una mala racha personal y no tiene mucho ánimo, sin embargo te invita a que te pongas en contacto con nosotros por algun otro medio (dinos tlfno. o correo e-mail)y hacer que un dia vallamos a verte a Barcelona y comer los tres juntos....recordando.....
Del 136 curso tengo gratisimos recuerdos, pues una sección la instruí yo y la verdad que erais unos tios majos. ¡si señor!
Nos gustaria mucho verte de nuevo. Seguro que somos los mismos paracas de entonces con unos añitos mas . Eso si. jajajaja.
Regularmente viajo a Barcelona y A. Dieguez me dice que se apunta a venir algun viaje, si tu nos garantizas que nos veremos. Para darnos un abrazo fuerte, como éste que yo te mando desde aqui. Y de verdad que celebro el que tu blog nos haya hecho reencontrarnos.

Cabo. A. Rubio dijo...

Amigo Charneguet: Si, mantengo contacto con Alfonso Dieguez. El tb. te manda un recuerdo y saludos en la distancia. No se ha puesto directamente en contacto contigo por que está pasando una mala racha personal y no tiene mucho ánimo, sin embargo te invita a que te pongas en contacto con nosotros por algun otro medio (dinos tlfno. o correo e-mail)y hacer que un dia vallamos a verte a Barcelona y comer los tres juntos....recordando.....
Del 136 curso tengo gratisimos recuerdos, pues una sección la instruí yo y la verdad que erais unos tios majos. ¡si señor!
Nos gustaria mucho verte de nuevo. Seguro que somos los mismos paracas de entonces con unos añitos mas . Eso si. jajajaja.
Regularmente viajo a Barcelona y A. Dieguez me dice que se apunta a venir algun viaje, si tu nos garantizas que nos veremos. Para darnos un abrazo fuerte, como éste que yo te mando desde aqui. Y de verdad que celebro el que tu blog nos haya hecho reencontrarnos.

charneguet dijo...

Queridos compañeros Alfonso Dieguez y A.Rubio..Tampoco yo paso una buena racha. A punto de jubilarme y luchando estoy por la pension. Aunque mi nick os haya podido confundir, no soy de Barcelona, ni vivo en Barcelona, sino en Cantabria, a pocos kms de Laredo. Yo soy natural de una ciudad cercana a Madrid, pero vivi muchos años en Ibiza. Estoy para pocos dispendios, pero mi casa está a vuestra disposición para que paseis un fin de semana con nosotros, quiero decir, conmigo y mi actual familia, mi mujer y mi hijo de 7 años. Si os decidís, os espero con los brazos abiertos, pero elegir un fin de semana que no se espere lluvia. Un leal y sincero abrazo.
CLP Jose Rodriguez Gomez

Cabo a. Rubio. dijo...

Amigo Jose: Gracias por contestarnos y tb. muchas gracias por el ofrecimiento que nos haces de visitarte en tu casa de Cantabria. No te decimos cuando pero si, que iremos un dia a verte. Ya verenos como nos cuadra a los 3. Tendremos mucho gusto en volver a verte despues de tantos años y darte un abrazo.Fijate, las cosas de la vida. ¿Quien nos iba a decir que depues de tantos años nos ibamos a reencontrar y recordar aquella etapa de nuestra BRIPAC. Hace poco fuí por allí (Santa Barbara) y no queda ni rastro de lo que fué. Ahora vive alli la 3ª. Bandera y está llena de malas nuevas costumbres y son poco menos que pistolitos. Sin el ardor guerrero que nosotros cultivavamos.jajajaja. Cuando voy a Murcia y paso por allí, siempre se me llena derecuerdos la mente. Y personas como tu que entonces erais anónimos para mi, ahora cobrais una real importancia en mi vida, pues a los 63 años (yo tb. he tenido una vida agitada. -seguro que en alguna de esas de Ibiza hasta hemos coincidido sin saberlo.) Bueno, pues quedamos a la espera de encontrar el momento de poder viajar a Laredo y vrnos por fin. Alfonso, está un poco jodido (ya te contaremos) pero aun así te prometo que iremos los dos a verte y que estaremos un dia ahí contigo y tu familia. Los CC.LL.PP. somos para siempre. Hasta el ultimo de nuestros dias.
Un fuerte abrazo Charneguet.

Anónimo dijo...

Gracias por todo lo que me aportaste BRIPAC.

De corazon.

Anónimo dijo...

Compañeros forme parte del Curso 367, año 1982 si mal no recuerdo. Destinado en Alcalá de Henares 2 Bandera, 20 meses de Voluntario. En este tiempo tuve de todo buenos momentos, malos momentos, muchas risas y muchas ostias. Pero lo que si os puedo garantizar es que si volviese a nacer volvería a repetir. Simplemente deciros que las ostias y los momentos más malos de mi vida los he pasado en la vida civil. A.Casti.R

Daniel subirats dijo...

Saludos de un cabo del 337 2 bpac 9 cia .y escolta del ttecol colldefors.

charneguet dijo...

A mis compañeros de BRIPAC Anonimo del 367 y Daniel Subirats, del 337...Bienvenidos a mi blog. De la época que cuento van 12 0 15 años. De cualquier forma algo os tocaría de aquella. Saludos de este veterano, jajajaja, Os dejo el link de mi libro que trato aquella añorada etapa http://t.co/i3uFiguNgv Se que vais a disfrutar con leyéndolo. Un abrazo

charneguet dijo...

http://t.co/i3uFiguNgv !Copón! no sale como debía. A ver ahora..

rgomper@gmail.com dijo...

Verás, yo fui Cabo 1º de "quintas", con esto quiero decir que después de un año de incorporarme como tú, en calidad de ASPIRANTE, me ascendieron a Cabo 1º, evidentemente después del ascenso a Cabo; fui uno de los integrantes de la patrulla táctica, que gano por primera y creo que única vez, la medalla de oro nacional.
Te cuento todo esto, para demostrarte que después de pasar por, aspirante, CLP, Cabo, Cabo 1º, y siempre en la Cia. 19, conozco perfectamente al entonces Capitán Dn. José Colldefrs Valcarcel. Por otra parte te diré, que la 19 Cia. la mandaba el Capitán Dn. Luis Ocaña Porras, hasta que se intercambiaron las Cias., ya que el Capitán Colldefors, mandaba la 18 Cia.
Efectivamente puedo confirmar que el trato que se daba en la UDI (Unidad de Depósito e Instrucción), primero en el Cuartel de Artillería "Jaime I el Conquistador, de Murcia capital, y segundo en el Campamento de Jabalí, era poco menos que salvaje. Quedaba claro por otra parte, que era lo que se llevaba en la Brigada y en la época.
No se si era justo no, ya que por mi parte y hasta que no ascendí a Cabo, también me lleve mi ración, pero como todo el mundo. Quizá la gran diferencia entre tú y yo, es que por mi parte estaba decidido a ser el mejor soldado posible, aún que no se si lo conseguí; este último comentario, te lo hago de forma gratuita, ya que me enseñaron de pequeño, que hagas lo que hagas en tu vida, debes intentar hacerlo lo mejor posible. Y si se da el caso de que donde fuiste, no sabían enseñar de otra manera, había que aceptarlo.
En cuanto a mi querido y respetado Dn. José Colldefors Valcarel, te diré que era y es la persona mas justa que he conocido. He mantenido a través de los años, un entrañable recuerdo de su trato; afable si tu comportamiento era ejemplar, y duro si era todo lo contrario. Si amigo, es así, pero siempre era justo.
Podría contarte algunas historias de lo que sucedía en la UDI, pero solo te diré, que son historias para verdaderos Ex Caballeros Legionarios Paracaidistas.
A pesar de nuestras divergencias, te mando un Saludo Cordial

rgomper@gmail.com dijo...

Hola,
Se me ha olvidado en el comentario anterior, que el Capitán Dn. José Colldefors Valcarcel, no le tenia miedo a nuestro antiguo Comandante Castellanos. El comentario de haber visto, casi temblar al Capitán en presencia del Comandante, es ofensivo.
Personas que comentáis que os destinaron a las Banderas, o sea, que estuvisteis en Jabalí, un máximo de tres o cuatro meses, período en el que verías al Capitán una docena de veces (y digo ver, no hablar con él), os atrevéis a juzgarle. Penoso.
Solamente haceros saber, que después de los primeros 6 meses, con el capitán Ocaña, me pasé el resto y en calidad de Cabo 1º, con el capitán Colldefors.
Mantuve con él muchas conversaciones, y hasta recibí un bofetón en toda la cara, por algo hice, que no le gustó; creo que me trato como hubiera tratado a un hijo.
Saludos